EGIN y GARA

egin-031a

Fuente: http://odiodeclase.blogspot.com.es/2016/12/egin-y-gara.html?m=1

Por Juanjo González
Podríamos poner mil ejemplos acerca del tratamiento informativo de EGIN. Hablar de sus editoriales. De la línea a la hora de tratar los temas del movimiento popular, de lo sociopolítico, del movimiento juvenil, de la solidaridad internacionalista, del feminismo… Todo ello desde una perspectiva de izquierda y abertzale. A contracorriente de casi todo el resto de medios de comunicación al servicio del sistema y de las diversas fracciones burguesas.
De donde y como nació EGIN. Que nació del Pueblo y para el Pueblo, entendido éste en su concepción popular y, desde luego, no precisamente para guardar sintonía con la burguesía, fuera esta vasca o francesa… Y nació como aportación popular, individual con un sentimiento colectivo: EGIN es de todos/as.
No es equivocado decir que EGIN era un instrumento popular, un instrumento que, en su medida, contribuía a informar, a propiciar el debate, una voz de los sin voz. En pocas palabras intentaba ayudar en el camino de liberación nacional y social. Así pues era un instrumento imprescindible para el Movimiento de Liberacion Nacional Vasco.
La represión y la confianza “en los de arriba” hicieron posible que el GARA se instalara en la referencia que fue EGIN pero con una diferencia fundamental. GARA pasó de ser lo que era EGIN, a ser prácticamente un medio más del sistema con sus características propias. Responde claramente a la Izquierda Abertzale Oficial (IAO) y más en concreto a una fracción social demócrata híper reformista.
Beligerante con todo lo que cuestione la política de la IAO. De una manera obsesiva. No publicando ciertos artículos de opinión, noticias concretas tanto en el ámbito represivo o antirrepresivo como en el político. Con un tratamiento informativo de una opción reformista que pelea duro por hacerse un sitio en el sistema. GARA no ha firmado la ley de partidos española pero quizá lo hace cada día con su práctica amable, servil y cooperante.
Hasta el punto que practica sin sonrojo el dicho de “lo que no se cuenta, no existe”. O cierta cuestión la maquilla de tal forma que parece lo contrario de lo que es en realidad. Es impresionante que rápido aprenden este trabajo.
Os recordamos, señores y señoras de GARA, que en Mungia hubo un sabotaje contra 5 vehículos de la diputación para destapar la huelga de hambre que mantienen los presos políticos vascos exigiendo la libertad inmediata de los presos gravemente enfermos. Lo he leído en “sucesos” de algunos medios y también en dos portales de internet donde se hacen eco de la reivindicación de los anónimos autores. También que en la cárcel de Huelva la situación es insostenible. Que han esposado a presos políticos vascos y les han golpeado por exigir los derechos humanos que Sare reivindica y no denuncia. Que encima han empezado a dispersarlos más aún. Que para cuando sacáis, legítimamente, que dos presos políticos llevan 25 días en celdas de castigo y aislados, hay compañeros presos que llevan 7 años. En aislamiento puro y duro y sancionados. Y me consta que lo sabéis. No sigo.
¿Cuáles son vuestros intereses en calidad de puente, transmisores, espejo de la IAO? Es evidente. Hacer que el Colectivo de presos políticos vascos/as trague con lo que queréis ocultar. Es decir la burocracia y fracción funcionaria y revisionista de la IA (esto es, la actual IAO) se rindió bastante antes de la aparición pública en la rueda de prensa de Altsasu en el otoño del 2009. Con su pretendida unilateralidad tomó la iniciativa, eso sí, de la rendición. No había nada que negociar por parte de los Estados (hasta el punto que no quieren ni recoger las armas) y había que evitar la cárcel. Y, encima, de bomberos, en un momento en el que la crisis llega para quedarse, va la IAO y se rinde.
Bien. Eso se puede hacer desde la calle y vestir tal iniciativa como mejor se pueda. Pero ¿y qué hacemos con las presos? ¿Qué hacemos con los refugiados? ¿Qué hacemos con los deportados? Pues que pasen por el aro del sistema, como los demás. ¿Pero cómo se hace eso? En la calle con renegar y aceptar las bondades del sistema es suficiente. Pero ¿y en las cárceles? Si los Estados no quieren no hay nada que hacer. Y queda una claro. Hacer lo que los Estados planteen y, hala, a vivir que son cuatro días.
Total, dándole vueltas al tema, el otro día una expresa decía. Hay algo que no entiendo o lo entiendo perfectamente. Esto es. Si estamos dos compas en un patio carcelero y a una le mandan al mitard (aislamiento) según los “consejos” de SORTU yo no puedo protestar y solidarizarme porque si lo hago no progreso de grado, no podré acceder a la condicional, etc.
Y dicen que los presos tomaran una decisión colectiva pero, en su puesta en práctica, tendrá que ser individual como el caso expuesto. O sea. Una ruina. Y siete años llevan enredando para poder llevar esto a la práctica. En fin.
Pues tampoco de esto se puede hablar en GARA.
Advertisements