Cárcel del Buen Pastor, Asunción, Paraguay: “El estado de derecho” y la dignidad resistente

Las presas políticas paraguayas de la cárcel del Buen Pastor, en Asunción, hicieron llegar a la Gremial de Abogados argentina dos notas sobre las condiciones en que resiste la totalidad de las reclusas allí encarceladas. La primera es un manifiesto a la opinión pública firmado por decenas de ellas que, bravíamente, desafían las represalias. La segunda es una declaración de Graciela Samaniego, Francisca Andino y Carmen Villalba, en las que las tres miembros del EPP denuncian y sientan posición sobre estas condiciones. Difundimos en solidaridad con todas ellas.

ABAJO LOS MUROS DE LAS PRISIONES!

PRESOAK KALERA AMNISTIA OSOA!

 

Viernes, 26 de setiembre 2014

Las presas del Buen Pastor nos dirigimos a quien corresponda para denunciar los abusos, maltratos, vejámenes, cobros compulsivos que sufrimos nosotras y nuestros familiares. Nos coaccionan con el traslado a otras cárceles (del interior) como castigo si no pagamos la tarifa establecida por la Directora Claudia Riveros.

Las tarifas establecidas son:

[1 Euro son 5.683,89 Guaraníes Paraguayos]

Venta de comidas: 50 000 semanal [9 €]

Venta de tortillas: 30 000 semanal [5,40€]

Venta de huevos: 10 000 por cada 30 unidades [1,90€]

Venta de cigarrillos: 20% de las ganancias.

Venta de chispas: 20% de las ganancias.

paraguai

Venta de elementos de limpieza: 20 000 semanal [3,60€]

Venta de ropas: 20% de la ganancia.

A las que hacen manicura: 50% de sus ganancias.

Para la comparecencia (ante los juzgados) exigen el pago del combustible.

Asunción: 100 000 [18€]

Central: 200 000 [36€]

Otros departamentos de la Región Oriental: 500 000 [90€]

Región Occidental. Filadelfia: 700 000 [126€]

A algunas también le exigen el pago del viático de los guardia-cárcel que acompañan el traslado.

Las privadas, una habitación que sólo tiene una cama sin colchón y nada más, cobran 40 000 por turno (ocho horas, tres turnos) [7,20€]

En un mes recaudan 10 000 000 (diez millones de guaraníes) [1800€]

La implementación del uso de polleras para las visitas es con el objetivo de tener su negocio de alquiler de dichas prendas (son alquiladas en la guardia); no es más que otro negocio habilitado y saquear el escuálido recurso de nuestros familiares.

Como venganza por las manifestaciones (y protestas) anteriores, hay un constante maltrato sicológico sobre todo a las el sector 2, denominado Alcatraz, de parte de la “sindicalista” Elizabeth Millán, que no sabemos qué cargo ocupa, pero la función que desempeña aquí es perseguir, maltratar y amedrentar.

Con el pretexto de que no ingrese drogas al penal; desnuda a nuestros familiares (de visita) y les someten a humillaciones, hasta a nuestros hijos menores de edad. Sin embargo, la droga sigue proliferando. Tal situación demuestra que no son precisamente las visitas quienes introducen las drogas en este lugar.

Nuestra situación de encierro se vuelve insostenible por tantos abusos y atropellos que no sabemos hasta cuándo vamos a soportar.

Comunicado a la opinión pública nacional e internacional de las prisioneras epepistas.

La extorsión, el chantaje y la amenaza como política penitenciaria del gobierno de Horacio Cartes y la Ministra de “Justicia” Sheila Abed.

Ministra de 'justicia' de Paraguay

El cobro compulsivo impuesto dentro de las cárceles de Paraguay es una práctica muy antigua. Pero no asumida por los funcionarios de alto rango; como lo hacen hoy. El Ministerio tiene un presupuesto con lo que dice solventar el costo de las cárceles. Pero la realidad es que el preso debe pagar; una tarifa bajo coacción de ser castigado a ser trasladado o trasladada a cárceles del interior lejos de familiares y en condiciones de aislamiento y doble castigo. Las tarifas van de pagar combustible para acudir a los juzgados por algún requerimiento judicial; viático para el guardia cárcel; dejar una parte de las provisiones (provisión para la  alimentación que familiares depositan en la guardia); cobro semanal a los que trabajan en alguna actividad lícita como forma de sustento (lavado de ropas; trabajo de costura; venta de comida; venta de golosina; trabajo en manualidades).

En la cárcel el preso paga todo; aunque no figure en los archivos oficiales y la Ministra se pase haciendo, en complicidad con los medios propagandísticos del gobierno, grandes despliegues de cámaras, vendiendo el falso discurso de políticas de reinserción social que sólo queda en papeles (aunque los epepistas sabemos que las cárceles no son más que un eslabón represivo contra los pobres y los revolucionarios alzados contra la burguesía: los políticos pueden llevar con rueditas el país a sus casas y siguen en sus cargos y en sus mansiones, investidos de “honorabilidad”; las cárceles están vedadas para los criminales de la clase dominante), haciendo hincapié de su falsa preocupación por las mujeres privadas de libertad que también son madres; mientras en su política represiva,  vejación como forma de criminalizar la pobreza a familiares de detenidos, desnuda y manda poner en cuclillas hasta a niñas de 8 años de edad, con la excusa de perseguir la droga dentro del penal.

Esta situación no hace más que demostrar que ante la proliferación de drogas en los recintos penitenciarios, a pesar del riguroso control y vejámenes a las que son sometidas las visitas, no son precisamente los que introducen drogas que alegremente va matando de a poco a jóvenes dentro del mismo recinto estatal. La coacción; los traslados de castigo a otras cárceles por no ser cómplice del delito, política implementada desde el mismo Ministerio de “Justicia”.

Callarse ante los abusos de poder; la coacción; la extorsión; el crimen como parte de la política represiva del gobierno hacia el pueblo pobre; tanto dentro de las cárceles y fuera en los barrios marginales y zonas rurales; política fascista de un régimen autoritario; los epepistas no seremos cómplices aun a pesar de los aislamientos indefinidos y castigos especializados contra prisioneros epepistas; no seremos nunca cómplices ni acallaremos nuestra voz y nuestra lucha a pesar de la criminal represión.

Los organismos de Derechos Humanos, con posición sesgada y guiada por la presión mediática, tienen el discurso oficial y minimizan o callan los abusos y los crímenes del gobierno. Nuestro compromiso de epepistas marxistas leninistas estará siempre del lado del pueblo pobre aunque eso implique más represión.

Juramos vencer, rendirnos jamás.

Carmen Villalba. Francisca Andino. Graciela Samaniego.

Advertisements